Memoria Histórica: El sonajero de Martín: un anciano recupera el juguete que le quitó la guerra

Memoria Histórica: El sonajero de Martín: un anciano recupera el juguete que le quitó la guerra

Un octogenario palentino recibirá este sábado los restos de su madre, fusilada por los sublevados en 1936 como represalia por no haber podido acabar con su marido, y, con ellos, su juguete, el del bebé que llevaba en brazos cuando fue detenida.

“Amenazas de fuego / con un cristo matón / Poesía en la sangre / Águilas de latón / Un sonajero nuevo / en un pozo sin fin / Catalina le guarda a Martín”, canta Joaquín Carbonell en “El Sonajero de Martín“, una canción que estrenará este sábado en Palencia en el acto en el que la ARMH (Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica) de esa ciudad castellana entregará a la familia los restos de Catalina Muñoz, cuya detención y posterior fusilamiento, en una más de las muertes gratuitas de la guerra civil, dejó sin madre a sus cuatro hijos y sin sonajero al menor de ellos, Martín de la Torre, de nueve meses cuando los sublevados lo arrancaron de sus brazos para llevársela en agosto de 1936.

Martín, de 83 años, recibirá este sábado el sonajero que la guerra le arrebató cuando era un bebé acompañado por su hermana Lucía, diez años mayor que él y que tenía once cuando se llevaron a su madre. Antes habían comenzado a perder a su padre, Tomás de la Torre, con el que recuperarían el contacto años después de la guerra.

A Tomás, de Cevico de la Torre, un pueblo del Cerrato de menos de medio millar de vecinos y situado a 10 kilómetros de Venta de Baños, la sublevación franquista le cogió en la cárcel de Gijón, a la que había llegado tras pasar en los cuatro meses anteriores por las de Palencia, Burgos y Santoña. Cumplía una condena de 17 años por la muerte a cuchilladas de un falangista en una reyerta con sindicalistas que se había desatado en mayo de ese año en el pueblo.

Gijón era zona leal al Gobierno al comienzo de la guerra, por lo que Tomás nunca fue entregado a los facciosos, que, en represalia, optaron por acabar con Catalina en un episodio de pena de muerte consortelos crímenes “por sustitución” que el historiador Antonio Peiró ha documentado en su libro “Eva en los infiernos“.

El sonajero de Martín, junto a la mano izquierda de los restos de su madre, Catalina, en la fosa común del antiguo cementerio de Palencia.

“La fusilaron para vengarse de su marido”

“A Catalina la fusilaron por venganza de su marido”, explica José Luis Posadas, presidente de la ARMH de Palencia, que reclama el acceso a los archivos de la Guardia Civil y el ejército para “saber qué pasó ahí. Sabemos que su historia está escrita, que se puede documentar, porque en aquel tiempo nadie dejaba entrar o salir a nadie de un edificio oficial sin registrarlo”.

“Nunca sabremos qué hubiera pasado si Tomás hubiera estado preso en zona sublevada”, señala Posadas. Sí se conoce que Catalina fue condenada a muerte en un consejo de Guerra bajo cargos como haber asistido a manifestaciones y haber gritado vivas a Rusia y mueras a la Guardia Civil. “La detuvieron el 24 de agosto y la fusilaron el 22 de septiembre. Fue todo muy rápido”, explica Posadas. Tenía 37 años.

Tras matarla, su cadáver fue arrojado a una fosa del antiguo cementerio de Palencia, sobre el que años más tarde el ayuntamiento levantaría el parque infantil de La Carcavilla. Alguien había decidido que los niños debían columpiarse sobre los cadáveres de varios cientos de republicanos represaliados.

“Nunca habíamos visto algo así”

Allí fue localizado hace ocho años el cadáver, con las suelas azules de sus alpargatas prácticamente intactas y con un objeto de plástico junto a él que inmediatamente llamó la atención de los arqueólogos que llevaban a cabo la excavación, impulsada por ARMH. Era el sonajero de Martín, que este sábado, casi 83 años después, volverá a tener en sus manos.

“Nunca habíamos visto algo así”, explica Almudena García Rubio, arqueóloga y antropóloga de la Sociedad de Ciencias Aranzadi que dirigió los trabajos y que también estará en el acto en Palencia. Y no será porque en las exhumaciones no aparezcan con relativa frecuencia objetos reveladores de la vida de sus portadores. “Por el sitio donde salió estábamos convencidos de que el sonajero estaba relacionado con el cuerpo”, explica. El celuloide con el que fue fabricado había resistido tres cuartos de siglo bajo tierra.

Cevico de la Torre es una pequeña localidad de la comarca palentina del Cerrato, a diez kilómetros de Venta de Baños.

“Era la única mujer que esperábamos encontrar” en la fosa, explica. De las 90 mujeres asesinadas en la guerra civil en Palencia, solo sobre Catalina pesaba una condena formal. “Simboliza a las demás mujeres, a todas las que sufrieron la represión, tanto las que murieron y pasaron por la cárcel como las viudas , las madres y las huérfanas de los hombres que perdieron la vida”, anota.

¿Cómo es que Catalina se llevó el sonajero a la tumba? Posadas tiene una hipótesis verosímil. “Se supone que cuando la detuvieron llevaba al niño encima. Martín tenía nueve meses, y entonces a los bebés se los llevaba a todas partes, incluso al campo”, explica. “Se quedó con el sonajero, como podrías haberse quedado con alguna prenda de ropa”, añade.

“Me quedé pasmado cuando conocí la historia”

Las exhumaciones comenzaron a principios de esta década. Para entonces habían pasado varias décadas desde que el antiguo cementerio, antes de colocarle encima los columpios, había sido trasladado, aunque no en su totalidad. Las fosas comunes seguían allí. “Quien tenía allí a familiares enterrados no se atrevía a decirlo por temor a represalias”, apunta Posadas.

ARMH estima que en la zona había medio millar de cadáveres de fusilados, de asesinados en sacas y de muertos localizados en cunetas. Localizaron 122, de los que quedan, en un panteón cedido por el ayuntamiento, 68 por identificar. “Sabemos sus nombres, pero estamos pendientes de las pruebas de ADN”, indica Posadas.

Este sábado, Martín y Lucía, y también Martina, la hija del primero, recibirán los restos de Catalina, que serán enterrados en Cevico, junto a los de Tomás. Y Martín tendrá de nuevo entre sus manos, 83 años después, su juguete, el mismo que, nada más verlo al sacarlo de la fosa, hizo que Lucía dijera “es el sonajero de mi hermano”, recuerda Posadas.

Joaquín Carbonell presentará este sábado “El sonajero de Martín” en Palencia, en el acto de entrega de los restos de Catalina a su familia.

“Es difícil hacer una canción sobre un tema como este. Es un material muy frágil y muy sensible”, explica Carbonell, cantautor aragonés con más de cuatro décadas y 17 discos de carrera, que describe “El sonajero de Martín” como “casi un relato periodístico, aunque contiene tantas emociones”.

“Me quedé pasmado cuando leí la historia”, adelantada por el periodista científico Nuño Domínguez en El País, cuenta Carbonell, que se puso a sí mismo una condición para incorporarla a su repertorio: que la familia le diera el visto bueno. Se la envío, vía ARMH, y lo obtuvo.

Al cantarla, describe un país con charlatanes de feria estremecido por “gritos de general” y olor a polvorín, con flores heridas e inocencias que lloraban. “Esa es la labor del cantautor, recoger los sonidos de la calle y devolverlos con forma de canción”, dice.

Fuente: Público

La Policía implica al rey Juan Carlos en el caso Pujol

La Policía implica al rey Juan Carlos en el caso Pujol

Fuentes policiales aseguran que el CNI habría negociado con la familia Pujol para que no implicase al rey emérito en el caso Gürtel, en concreto, para que no desvelaran que era el titular de una cuenta en Suiza, según publica El Mundo. El papel de la policía en el caso está siendo controvertido y el juez ha abierto una investigación.

Fuente: LaSexta

El ‘sí’ a la república gana la consulta popular del centro de Madrid

El ‘sí’ a la república gana la consulta popular del centro de Madrid

La Confluencia de Iniciativas de Consultas Republicanas preguntaba a los ciudadanos de Madrid si querían decidir la forma de Estado. Un total de 17.474 personas se mostraron a favor de poder elegir su modelo de Estado, frente a los 352 que votaron en contra.

Las 18.060 personas que este sábado se acercaron a depositar su voto en la consulta popular entre los dos modelos de Estado, monarquía o república, se decantaron con 16.124 votos a favor de la república, frente a los 1.370 que apoyaron la monarquía. La Confluencia de Iniciativas de Consultas Republicanas dispuso cerca de medio centenar de urnas diseminadas por el centro de Madrid para poner a debate una cuestión que está en el aire desde la época de la Transición. En las papeletas que se ponían a disposición de ciudadanos y ciudadanos se planteaban dos preguntas: “¿Quiere usted poder decidir la forma de Estado? Y, en caso afirmativo, ¿qué decidiría? Monarquía o república”.

“Se trata de sacar el debate a la calle”, afirma Elena Martínez, perteneciente a la asamblea de Vallecas y una de las portavoces de la plataforma Consulta Republicana de Madrid 22J. A su vez, explica a Público que se trata de “un ejercicio que es sano, totalmente necesario y, en ese sentido, está teniendo una buena acogida”. Muestra de ello es total de 18.060 votos obtenidos en la consulta de este sábado que se suman a los de las votaciones anteriores. A la primera cuestión planteada en la consulta, poder decidir la forma de Estado, 17.474 personas se mostraron a favor, frente a los 352 que votaron en contra.

Luis Gimeno Lopesino, portavoz de la Asamblea de Leganés por la República, incide en que la consulta es una acción, no el objetivo final. “El objetivo de todo esto es crear movimiento popular, republicano, asambleario y unitario”. Se trata de abrir el debate en cada pueblo, barrio, ciudad o universidad para que la sociedad civil decida. Como él mismo define, “es ir tejiendo una tela de araña muy extensa de forma que ese movimiento tenga fortaleza y nos ayude a crear el proceso constituyente necesario para llegar a la república”.

“Las consultas son la herramienta para visibilizar el movimiento republicano, para poner en jaque la jefatura del estado y para poder decidir”, asegura Gimeno frente a la urna número 10, situada en una de las entradas a la plaza Mayor. Para Lucía Nistal, otra de las portavoces de la consulta y una de las promotoras de la asamblea de la Universidad Autónoma de Madrid, el motivo principal es exigir su derecho a decidir. “La consulta es una manera de hacer una movilización para profundizar en el cuestionamiento de la monarquía, en el debate sobre esta institución y sobre el régimen en conjunto. Queremos darle la oportunidad a los madrileños y madrileñas de opinar sobre algo que ni el CIS se atreve a preguntar”, asegura Nistal.

El catalizador de las consultas

Un año después de la primera consulta, celebrada el 23 de junio en barrio madrileño de Vallecas, la sociedad civil vuelve a las calles de Madrid para llevar a cabo la actividad democrática de decidir en las urnas. No es la única consulta que se ha planteado desde entonces. En abril de 2019 un total de 138.067 personas se habían posicionado en pro de la monarquía (15.856 votos) o de la república (118.437 votos), según los datos recogidos en la web de la consulta popular.

Desde el año pasado han tenido lugar más de medio centenar de consultas que ponen en la palestra el descontento de una parte de la población en lo referente al jefe de estado y el propio modelo. Para Elena Martínez, “monarquía no sólo se contrapone a república, sino que se contrapone a la democracia más elemental”. “Estamos viendo como se desahucia gente, como hay precariedad, como las zonas rurales están totalmente despobladas y, entonces, hay una sensación y una evidencia, cada vez mayor, de que dentro de este régimen monárquico no hay posibilidad de una vida digna ni para las mujeres, ni para zonas rurales, ni para los jóvenes”, describe la portavoz.

El historiador Manel Santana expone la importancia de elegir entre monarquía o república explicando que “los ciudadanos, fruto de la razón y de una reflexión establecida a lo largo del tiempo, ven que hay una serie de conceptos como, por ejemplo, la igualdad ante la ley o la cultura del mérito y el talento –que establece no tienen que existir límites para ocupar cargos de responsabilidad– que sirven como argumentos para poner en tela de juicio la misma institución monárquica”.

El movimiento republicano no es una realidad nueva. Sin embargo, como narra Nistal, “en los últimos años hay una nueva juventud y una nueva generación que se está sumando a este cuestionamiento. Lo empezamos a ver con gestos como el del año pasado de regalarle un rastrillo al rey, para que limpiara en vez de hacerse la foto, o como algunos estudiantes excelentes no quisieron asistir a actos en los que estaba el rey en modo de protesta”. Todo ello conllevó a que las universidades empezaran a plantearse la misma consulta que se estaba haciendo en pueblos y barrios. “A partir de ahí es cuando empezamos a pensar que esos referendos también teníamos que hacerlos en las universidades,”, concluye Nistal.

El ‘sí’ de Bunyola a la república

En la localidad mallorquína de Bunyola, que este sábado también celebró una consulta sobre la forma de Estado, ha prevalecido el ‘sí’ a la República. De los 208 votos, 200 fueron para el modelo republicano, cinco para la monarquía y los últimos tres votos fueron contabilizados como nulos o en blanco. De esta forma, la población mallorquina se unía al resto de municipios de la isla que ya habían realizado la consulta.

La votación fue precedida este viernes por una conferencia en la que se analizaban los dos modelos de estado, titulada República i monarquia. Reflexions i contextualització històrica d’ambdós models, a cargo de Manel Santana. Para el historiador, es fundamental “poder elegir, creando previamente un debate ciudadano donde la población tenga a su alcance todos los mecanismos para poder interpretar las posibilidades que ofrece cada modelo de estado y, evidentemente, que cada uno elija en conciencia”, explica a Público. Sin embargo, matiza, “lo que es el mérito de la sangre y la genética hoy en día tiene que ser puesto en tela de juicio”.

Sobre la necesidad de conocer los dos modelos de estado puestos a debate, Santana narra como “las experiencias republicanas del Estado español han sido muy breves y se han visto inmersas en momentos históricos especialmente agitados, que hacen que hayan sido experiencias fallidas y con un contraste muy difícil”. Como consecuencia de ello, define el historiador, “el conocimiento o la percepción que se pueda tener de los períodos republicanos necesita profundizar y analizarlo en clave, en este caso, española ya que el relato de nuestra historia es muy particular. Por ejemplo, la república está precedida de una dictadura, la de Primo de Rivera, y termina en una guerra civil, por lo tanto necesita un debate ciudadano sano”, finaliza Santana.

El “éxito” de la consulta del 22J

Este domingo, la organización de la Consulta Republicana de Madrid 22J ha expuesto su valoración del evento en la céntrica plaza de Ópera. En su análisis han destacado que la convocatoria ha sido “un éxito que demuestra que el movimiento republicano en Madrid, a pesar de los pesares, tiene fuerza y capacidad suficiente como para avanzar hasta el final en la lucha por el derecho a decidir y la república”. A su vez, apuntan que “de toda la jornada de ayer hay muchos aspectos que pueden y deben ser mejorados” y afirman, con convencimiento, que “así se hará la siguiente vez porque, sin duda, este es un paso más”.

Fuente: Publico

Manifestación 19J

Desde Ópera hasta Sol, marchamos contra la monarquía y por la República. Se convocó por motivo del 19 de junio, aniversario de la coronación de Felipe. Las organizaciones, colectivos e individuos dejamos claro lo que pensamos de la monarquía y de la no ruptura con el franquismo.