La realidad social del COVID 19

La realidad social de la COVID-19 nos está demostrando las carencias que han producido los recortes, facilitando el desmantelamiento de la Sanidad y de todo el sector público en general desde la entrada en vigor de la nefasta Ley 15/1997, de 25 de abril, sobre habilitación de nuevas formas de gestión del Sistema Nacional de Salud.

También esta situación nos esta demostrando con claridad la hipocresía y falsedad de todos aquellos que durante todos estos años han provocado el debilitamiento de la sanidad pública, exigiendo ahora lo que ellos mismos nos han estado arrebatando durante años con sus políticas de austeridad y privatizaciones.

En estos momentos, todos los esfuerzos se están centrando en cómo salir de esta crisis sanitaria pero todas y todos nos preguntamos qué tipo de sociedad nos quedará después de esta catastrófica pandemia. Obviamente, nadie puede responder con certeza pero lo que sí está en el imaginario colectivo es que la sociedad ya no será la misma.

Quizás podamos desarrollar una sociedad más solidaria, o que los egoísmos se desarrollen aún más. Lo que es una certeza, es que será una asignatura pendiente y que para aprobarla tendremos que arrimar el hombro recogiendo y continuando los valores más sociales y solidarios. Para ello, es necesario que las personas que creemos en una sociedad mucho más solidaria, justa y social nos preparemos durante estos tiempos de confinamiento para avanzar tras la crisis sanitaria, y no permitir que los egoísmos ganen espacios.

También en estos momentos se está planteando qué hacer para salir de la crisis económica generada por esta pandemia. Antes es importante resaltar varias cuestiones.

La primera, la entrega y solidaridad de las trabajadoras y trabajadores, fundamentalmente de la sanidad pública, así como las trabajadoras y trabajadores de los llamados servicios esenciales (ferroviarios, trabajadores de la alimentación transportistas…etc.) algo que viene a demostrar que solo el pueblo salva al pueblo.

En segundo lugar, destacar como los adalides del libre mercado aprovechan esta crisis para aumentar los precios de los EPIs y productos de protección sanitarios, así como de los productos alimentarios, y sin escrúpulos llenan sus bolsillos a costa del padecimiento del pueblo.

Entramos en la propuesta de los llamados nuevos Pactos de la Moncloa o Pactos de Reconstrucción económica y social. Si nos basamos en los pactos de la Moncloa como base del posible futuro pacto, tendremos que reseñar -más allá de lo idílico de esos pactos que promocionan los firmantes de ellos y sus medios de comunicación- la importancia de sus contenidos. Porque aquellos Pactos de la Moncloa supusieron un retroceso en las condiciones de la clase trabajadora, así como el sometimiento de un movimiento sindical y asambleario muy reivindicativo que, junto con el conjunto de los movimientos surgidos al calor de la lucha antifranquista, también apuntalaron esos “pactos del silencio y de la consolidación” de la poco democrática Monarquía.

Los pactos en si mismos, ni son buenos, ni malos, todo dependerá del contenido en ellos pactados. Si esos pactos blindan y potencian lo público en detrimento de lo privado; si no penaliza a la clase trabajadora en beneficio de la élite; si se prioriza lo colectivo ante lo indivual, esos pactos serán bienvenidos. Pero si esos pactos van a suponer el desembolso del Estado para sanear las economías de las grandes empresas, y una vez saneada devolvérselas a bajo coste [tal y como plantea el “flamante” Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell (destacado miembro del Partido
Socialista Obrero Español] nos tendremos que oponer a ello.

Si esos pactos van a suponer la protección y cuidado de los más débiles, serán bienvenidos.

En la Asamblea de Leganés por la República apostamos por una salida que favorezca a las trabajadoras y trabajadores de nuestro país, y apoyamos lo público en detrimento de lo privado. Esta crisis nos ha demostrado que lo público y lo colectivo es lo que salva vidas, mientras que lo privado engorda las cuentas bancarias en paraísos fiscales, por supuesto, en toda regla hay excepción.
Como dice un buen amigo de esta asamblea: “no se trata de lo que se dice, sino de lo que se hace”.

Para ir terminando, resaltar el sacrificio de la población, sobre todo la de aquellas personas que tienen que convivir encerradas en pisos de 60 metros cuadrados o menos. Por supuesto, no es igual el encierro para unas personas que para otras, ni en lo económico, ni en lo social… ni en la convivencia diaria.

Leganés 26 de abril de 2020

¡Solo el pueblo salva al pueblo!

Por una salida de la crisis que favorezca a la clase trabajadora

Asamblea de Leganés Por la República


 

Leganés 26 de abril de 2020

REPÚBLICA Y DEMOCRACIA VERSUS MONARQUÍA E IMPUNIDAD

En plena crisis sanitaria provocada por el COVID-19, saltaba la noticia de las comisiones millonarias por la construcción del AVE en Arabia Saudí recibidas por el ciudadano Juan Carlos de Borbón. Sin duda alguna han aprovechado estos momentos de confinamiento en el que vivimos para hacer pública la noticia, y así mitigar las seguras protestas por estas obscenas comisiones recibidas por el “bien pagado” rey emérito.

Tampoco podemos olvidar los valiosos regalos recibidos por los empresarios del séquito, eso también es corrupción, todo el mundo lo sabía y todo el mundo calló.
Durante muchos años la prensa del sistema y la mayoría de los políticos nos han
presentado, y nunca mejor dicho, a este señor como el bonachón, el campechano y algunos hasta se permitían el lujo de declararse “juancarlistas” a pesar de reconocerse como republicanos. De esa manera, entre todos han blanqueado la oscura realidad de este señor.

Del golpe de estado del 23 F es sabido su implicación en el mismo, aun así nos lo han puesto como la imagen del salvador, otra hipocresía más. Los utoproclamados
constitucionalistas nos han engañado a todos los ciudadanos durante todos estos años.

Sobre su vida privada, si pone cuernos, si es un borracho, etc… no vamos a entrar, pero en lo que sí entramos es en cómo ha mantenido a todo lujo a sus amantes con el dinero de todos los ciudadanos. Eso también es corrupción.

Y todos estos delitos se han cometido al amparo de una Constitución que le hace inviolable, más bien impune, ante la ley. Ante estas actuaciones de la Monarquía no podemos por menos que exigir una reforma integral de la Constitución Española en la que se garantice que realmente todos somos iguales ante la ley, porque lo que podemos comprobar es que a día de hoy, eso no es así.

Ni tampoco podemos dejar de pasar la hipócrita actitud de su hijo, el ciudadano Felipe de Borbón, que ahora le retira la asignación que tenía su padre y renuncia a su herencia. Lo cierto es que mucho daño a la economía del rey emérito no le hará, con los sustanciosos beneficios que ha obtenido de manera ilegal.

Felipe de Borbón sabe perfectamente que legalmente no puede renunciar a esa herencia, pero a lo que sí puede renunciar legalmente es a la Corona que forma parte de la herencia de su padre. Si abdicara, daría veracidad a la renuncia de la herencia. Pero eso no lo ha hecho, ni lo hará. Todo es pura hipocresía.

Por todo lo expuesto anteriormente y por muchas más razones que no mentamos aquí por no extendernos mucho más, podemos afirmar que la Monarquía es una institución anacrónica, corrupta y antidemocrática que se permite en foros internacionales hacer gala de su soberbia pretendiendo acallar a un jefe de estado que sí fue elegido por su pueblo, al contrario que él.

En definitiva, tenemos que acabar de manera democrática con esta institución feudal.Este 14 de abril, nos toca estar confinados en nuestras casas, el “bichito cabrón” nos obliga, pero esto no ha de ser obstáculo para que saquemos nuestras banderas republicanas a nuestras ventanas y balcones durante todo el día, a poner el himno de Riego a todo volumen a las 21.00 horas y golpear las cacerolas con fuerza para que nos escuchen en la Moncloa y en la Zarzuela.

Sin duda alguna, la Tercera República está mucho más cerca cada día.

ESTE 14 DE ABRIL SACA TU BANDERA REPUBLICANA

AL BALCÓN A LAS 21.00 CACEROLADA

Y PON A TODO VOLUMEN EL HIMNO DE RIEGO

Asamblea de Leganés por la República

ADIOS A NUESTRO COMPAÑERO LUIS EDUARDO AUTE

AL ALBA

Si te dijera, amor mío
Que temoa a la madrugada
No sé qué estrellas son estas
Que hieren como amenazas
Ni sé qué sangra la luna
Al filo de su guadaña

Presiento que tras la noche
Vendrá la noche más larga
Quiero que no me abandones
Amor mío, al alba

Al alba, al alba

Al alba, al alba

Los hijos que no tuvimos
Se esconden en las cloacas
Comen las últimas flores
Parece que adivinaran
Que el día que se avecina
Viene con hambre atrasada

Presiento que tras la noche
Vendrá la noche más larga
Quiero que no me abandones
Amor mío, al alba

Al alba, al alba

Al alba, al alba

Miles de buitres callados
Van extendiendo sus alas
No te destroza, amor mío
Esta silenciosa danza
Maldito baile de muertos
Pólvora de la mañana

Presiento que tras la noche
Vendrá la noche más larga
Quiero que no me abandones
Amor mío, al alba

Al alba, al alba

Al alba, al alba

In memoriam a Chato Galante

  • Hoy, ha sido un dia un poco triste…nada mas  levantarme y abrir el movil,una noticia me dejaba boquiabierta, un camarada de cuando militamos en la LCR ha fallecido…de pronto me han empezado a venir muchos recuerdos de aquella época. Chato, era una persona muy grande, un luchador como nadie hasta el

    final. Un IMPRESCINDIBLE en los tiempos que corren, nunca dejaste de luchar por la Libertad y por los derechos humanos.Estabas involucrado en todo lo que olía a represión. A pesar de que hacia años que no te veia, sabias que tu estabas ahí, luchando siempre, junto a tu compañera de toda la vida, una feministas donde las haya, Justa Montero,Gracias por todo lo que has dado para que las personas seamos libres…Hasta siempre Chato. compañero de lucha.

VIVA LA REPÚBLICA.

Un abrazo Justa

Carmen Sanz

de la Asamblea de Leganés Por la República